Oseja de Sajambre

Interés Turístico

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción:

Magnífico y monumental edificio levantado sobre la antigua iglesia de Santa María y construida en 1855. Fue financiada por los hermanos Díaz-Caneja y Sosa, empleando unos 300.000 reales de la época siendo supervisada por el Obispo de Oviedo D. Ignacio Díaz-Caneja y Sosa. De estilo neorrománico y planta de cruz latina, posee un pórtico que recorre la fachada principal y parte de los laterales. Posee coro, sotocoro y baptisterio donde se recuerda al beato sajambriego Félix Alonso Muñiz.

Lavadero de la Fuentona:

Se alimenta del agua que mana a su lado también llamada la Fuentona, algunos aún la conocen como Fuente del Monasterio. Ya que se supone que esta instalación perteneció a un Monasterio allí ubicado. Integrado en un bonito entorno, hace de este lavadero un lugar de recomendada visita.

El uso del lavadero dependía exclusivamente de la época del año. Durante épocas pasadas las mujeres aprovechaban el ir y venir de los carros de hierba de Berrunde para el transporte de la ropa e incluso el de ellas mismas. A continuación del lavadero hubo un molino, hoy en ruinas, conocido como el molino del "tío Genaro", que remediaba las necesidades de molturación durante las grandes nevadas.

Lavadero de la Yana:

Su construcción es más reciente y debido a la abundante agua que mana del manantial del mismo nombre, durante todo el año era apto para cumplir con su cometido. Este lavadero junto con el de la fuentona son elementos representativos de la arquitectura de carácter social del pueblo de Oseja.

En los lavaderos normalmente se reunían las mujeres del barrio, lugar de encuentro para sacar a la luz las novedades del pueblo al mismo tiempo que realizaban un sacrificado e ingrato trabajo. Al terminar siempre regresaban a casa con la batea sobre la cabeza, amparada esta por el "rueño".

Fuente de Quintana:

Coincide justamente en el camino o senda del arcediano en la parte superior de Oseja, está provista de una bomba mecánica de accionamiento manual, encastrada en un nicho en la pared de piedra, con una inscripción en la piedra.

La fuente data de 1816 y fue mandada construir por Juan Díaz-Caneja cura de Castilfalé (León) que era natural de Oseja de Sajambre. Es una pequeña joya histórica accionada por una palanca y el punto de apoyo está entre la potencia y la resistencia desplazando el agua por medio de una válvula.

Ermita de San Roque (s. XVI):

Muy próximo al casco urbano de Oseja encontramos la ermita de San Roque rodeada de nogales, que hace recordar a D. Pedro Díaz de Oseja (el Arcediano), porque estos son los descendientes de los nogales que plantó el Arcediano para el mantenimiento de la escuela que fundó el mismo.

Esta ermita está al pie de la Senda del Arcediano, formando parte de un entorno natural de gran belleza. Desde ella el visitante puede contemplar una bonita vista panorámica del Valle de Sajambre.

San Roque tradicionalmente ha sido considerado santo milagrero de pestes y enfermedades, la esperanza en él depositada hace que todos los 16 de agosto muchos devotos acudan a la misa suplicando su intercesión, congregándose en esta ermita para celebrar una romería entre acordes de gaitas y tambores.

En el acervo popular quedan las canciones que le cantaban los niños cuando se asomaban a un pequeño ventanuco de la ermita:

  • "San Roquín bendito, tiene un perrito, que ni come ni bebe y está muy gordito"
  • "San Roquín se fue a la siega y su mujer lo está esperando, ¿dónde estará?, ¿dónde estará?, San Roquín cabruñando".

Molino:

A unos 200 m. de la ermita de san Roque por la senda del Arcediano dirección a Soto, a mano izquierda se encuentra este molino. Un molino enclavado en un precioso entorno que el visitante no ha de dejar de visitar. El molino es de propiedad privada pero es posible visitarlo.

Cueva del Buseco:

A unos 300 m. del pueblo de Oseja por la Senda del Arcediano dirección a Soto, se encuentra escondido uno de los tesoros naturales del valle de Sajambre. Se trata de la cueva del Buseco, que en la actualidad es utilizada para guardar ganado, pero que sin duda es un reclamo turístico de primera magnitud. En su interior se encuentran preciosas formaciones de estalactitas y estalacmitas, dando lugar a formaciones calizas de gran belleza, así como un arroyo subterráneo. Una cueva de gran magnitud que es conocida por unos pocos.

La Báscula:

Frente a la casa que acoge la Colección Etnográfica del Valle de Sajambre, se encuentra esta pequeña construcción que desde hace muchos se ha utilizado para pesar el ganado.

 
Diseñado por Fundación El Arcediano