Pío de Sajambre

Reseña Histórica

Pío al igual que el resto de los pueblos del valle de Sajambre formó parte de lo que en la alta edad media se denominó Primorias (territorio dominado por D. Pelayo y germen de lo que posteriormente fue el Reino de Asturias). Entre el 718 y el 722 estas montañas fueron el lugar elegido por D. Pelayo para preparar la rebelión que culminó en la victoria cristiana de Covadonga, apoyado por los habitantes de estas montañas.

La actividad económica que desarrollaron tradicionalmente los habitantes de Pío fue la ganadería, que aún subsiste en la actualidad. Complementariamente a esta actividad, tuvo mucha importancia los trabajos de artesanía de madera, fabricando aperos de labranza que se vendían en tierra de campos. Destacando la producción de yugos, rastros, astas de guadaña, gachapas, estebas, cambas de arado, collares para el ganado, etc... creados por artesanos reconocidos como el tío Vicentín, Marcos Redondo, Juan Vega Bayón, Laurentino Rivero, Juan Granda, Belarmino Redondo, Máximo Granda, Faustino Simón y casi la totalidad de los vecinos.

Hay que destacar también el desarrollo de los trabajos de cantería que generó buenos artesanos de la piedra destacando Donato Granda, Belarmino Redondo, Félix Granda y Máximo Granda. Hubo dos canteras, una más primitiva y otra más contemporánea que se encuentra en la margen derecha del río Sella junto al puente de las Paniellas, de las que se extrajo una piedra caliza roja llamada "griotte". Este tipo de piedra tradicionalmente se ha utilizado en numerosas fachadas de las casas del pueblo.

En cuanto al desarrollo hidroeléctrico destaca la creación de la central eléctrica del Zalambral hacia el año 1930, que fue construida por D. Julio Fernández para dar suministro a sus minas de Guardo (Antracitas de Velilla), que por aquel entonces eran una buena fuente de ingresos.

Galeria de fotos antiguas:

 
Diseñado por Fundación El Arcediano