Soto de Sajambre

La Escuela Museo

No existe en España una escuela rural como esta de Soto de Sajambre. Realizada bajo el mecenazgo de Félix de Martino, fue inaugurada el 21 de agosto de 1907. La construcción de la misma fue financiada por D. Félix mientras que los vecinos de Soto realizaron todos los trabajos de acarreo de materiales, piedra y madera.

El edificio que hoy contemplamos tiene una fachada asimétrica motivado porque fue ampliada en el año 1922 para poder albergar el "Gabinete de Física", que es una auténtica joya. En el citado gabinete se exponen una multitud de láminas de historia, de naturaleza, ciencias y mapas de todas las clases, así como gran cantidad de instrumentos y aparatos de la época. Entre otras muchas cosas se pueden ver instrumentos de pesas y medidas, un teléfono bell, un telégrafo morse, una radio, un anillo de gravisande, una biblioteca repleta de libros de la época, etc...

Parte de todo este material fue enviado desde París gracias a una donación de la familia de Leopoldo Gavito de Méjico. Éste, impresionado por la escuela que había creado su amigo Félix de Martino, con motivo de una visita que realizó a la misma en el año 1921, decide donar este material para apoyar su obra. En particular destacan una extensa y preciosa colección de láminas educativas de la empresa parisina "LES FILS D´EMILE DEYROLLE".

Félix de Martino puso gran empeño en crear una escuela que fuese un modelo a seguir en toda la provincia de Léon, y a sí lo manifiesta por escrito en una de las múltiples cartas que envía a Soto para controlar la construcción de la Escuela. En este sentido, el 6 de junio de 1906 dice:

  • "... pero que tengáis en cuenta que yo quiero una escuela buena, sólida construcción, buen material, buena ferretería y hermosa; prefiero que me cueste mil duros más y que sea expléndida escuela, a que me cueste dos mil duros menos y no llene mis deseos. Quiero la mejor escuela de la provincia."
.

La construcción vino acompañada de la contratación, por parte del mecenas, del maestro Leonardo Barriada, que impartió docencia desde 1907 a 1932. Hombre progresista con unos métodos de enseñanza que han quedado enmarcados dentro de la corriente pedagógica denominada la "Nueva Escuela".

Entre las aportaciones más interesantes realizadas por D. Leonardo destacamos:

  • Puso en práctica los paseos escolares para un mejor conocimiento del medio.
  • La creación de la escuela dominical para aquellos niños más mayores que ya habían terminado los cursos normales de la escuela básica.
  • La fundación del coto escolar "Martino-Noriega" donde se experimentaba nuevas formas de cultivo y se impartían conocimientos de botánica.
  • La celebración de la fiesta del árbol.
  • La inscripción de los niños en la Mutualidad escolar de Previsión.
  • La creación de una estación meteorógica cuyos informes se publicaban en los anuarios del Instituto Nacional de Metereorología.

Con un edificio sólido, unos materiales a los que muy difícilmente podían tener acceso las escuelas españolas de esa época y un extraordinario maestro, Félix de Martino puso a disposición de los habitantes de este remoto pueblo de montaña, toda una infraestructura al servicio del saber, que permitió a muchos niños tener un nivel cultural muy por encima de la media de la época. Hecho que fue muy reconocido tanto a nivel nacional como en el extranjero, como se demuestra la cantidad de publicaciones y artículos de prensa que se escribieron sobre esta escuela y sus métodos de enseñanza.

Tras el fallecimiento del mecenas en 1924, la escuela entra en una fase de litigios, ya que Félix de Martino había dejado establecido en su testamento que fuera donada al pueblo de Soto con una dotación dineraria para su mantenimiento. Pero por diversas causas al final no se llegó a cumplir y la escuela pasó a manos del Ministerio de educación.

Con el paso del tiempo, la ausencia de su mecenas y la constante despoblación de esta zona rural, la escuela acabó cerrando sus puertas en la década de los 80. Tras años de estar cerrada sin que nadie hiciera nada por ponerla en valor, en 1994 un grupo de vecinos del pueblo de Soto toma la iniciativa y crea la Asociación Félix de Martino para iniciar en ella varios trabajos de restauración. Unos años más tarde, es el Ayuntamiento el que se suma a esta iniciativa e impulsa su conversión en Museo.

Todavía quedan reformas por hacer para que esta escuela recupere su estado original, pero se ha conseguido alcanzar el objetivo de ponerla en valor y recuperar el espíritu que le impregnó su fundador. Sin duda alguna, es el mejor museo que se puede visitar en todo el valle de Sajambre y representa de manera excelente, una parte muy importante de la historia del pueblo de Soto.

 
Diseñado por Fundación El Arcediano